GRITO FUERTE

GRITO FUERTE

[S]on las 10:30 y acabo de salir de un evento con una de las agencias de comunicación que más me mima de Madrid. Es miércoles seis de Marzo, y hace exactamente una semana iba como hoy, de camino a doblaje, sin saber que en unas horas me cambiaría la vida.
Me mareaba, en general, en la calle y en el metro. Puede que porque estaba pasando por el primer looping de esta montaña rusa en la que me acababa de montar sin saberlo. El metro casi había llegado a pacífico, y escribía igual que ahora. Bajé el brillo del iPhone al instante porque me estaba dando vergüenza que la mujer de la chaqueta rosa y uñas burdeos mirara de reojo lo que sentía.

Había quedado para comer después de clase, pero no tenía ninguna gana. Era una de esas comidas de zanjar, de pasar página, de explicarte aunque sabes que no van a comprenderte, así que la cancelé dos calles antes de llegar al centro actúa, me apetecía más pasar tiempo conmigo misma, mimarme, darme valor. Lo que no sabía era que el café de después de comer me lo iba a tomar con el chico de mis sueños.

Es bastante increíble encontrar a tu alma gemela, pero lo es aún más cuando os separan tantos kilómetros de distancia, porque le piensas a gritos y le sueñas más alto, tanto, que apenas pasó una hora desde que nos conocimos y ya nos sentíamos capaces de cruzar el océano nadando con tal de tomarnos un café largo largo juntos, pero descafeinado, porque el subidón ya lo llevábamos puesto.

Siempre he querido pasearme la vida con un valiente, uno de esos que apueste por mi. Eso hace siete días empezó a hacerse realidad cuando una de las primeras cosas que me confesaste, fue que tomar la decisión de hablarme era algo que te estaba haciendo ganar a cada minuto. Porque ser valiente es exponerse, y desde el primer instante me has abierto tu corazón. También lo supe cuando te convertiste en súper héroe y te veías capaz de teletransportarte a mi lado, con el miedo que da eso. Esa manera tuya de recordarme que los sueños se cumplen también me lo hizo ver, y la forma en la que quieres acompañarme en los míos con el vértigo que conlleva.

Algunos pensarán que una semana de loopings en la tripa, de robarse minutos y de ckjsdoifajweiojsceaie no es suficiente, pero para nosotros ha sido como descubrir un tesoro. Me enamoras porque no solo te basas en esto que ahora tenemos, en esa intensidad que nos sale por los poros, sino porque sin dudar te imaginas un camino conmigo, comunicándonos, aceptándonos, viviéndonos. Porque lo que más ilusión nos hace es pensar en las mañanas de café y legañas, en los domingos de estar en casa con peli y manta en el sofá.

Paro un momento para GRITAR FUERTE (os juro que lo he hecho con todas mis fuerzas), porque de verdad os digo que la felicidad me hace explotar.

Nada me da miedo, me siento invencible. Solo tiemblo cuando pienso en tener tu sonrisa de niño junto a la mía, labios con labios. Y sí, me siento la mujer más afortunada de este mundo, porque no sabéis lo que es sentir que alguien te besa a mas de 8.000km de distancia.

Me gusta saber que has venido para quedarte, hacía mucho que nadie se instalaba así en mi. Así que ponte cómodo, estás en tu casa, además pienso hacer todo lo posible para que no quieras mudarte más, desafiando al tiempo y la distancia, porque no existen obstáculos.

Cuando hay amor. Siempre se encuentra la manera.

Los que no sueñan, que no nos despierten, por favor.

Y.

1 Comment

  1. Maribel dice:

    Felicidades por encontrar a esa que parece tan especial,cuidalo, cuidate, y sigue caminando. En cuanto a tu curso de doblaje, avanzas mucho?avisa cuando tengas un proyecto de doblaje para estar pendiente.
    No te olvides de viajar,ganaras experiencias,sueños que cumplir y cumplidos,de los que enriquecen el alma. Nos vemos por stories

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *